sábado, 6 de mayo de 2017

Bundt sin lactosa




Mañana es el día de la madre y para celebrarlo un delicioso, sano y nutritivo bundt de avena, sin lactosa.

Ingredientes

  • 3 huevos a temperatura ambiente
  • 150 gr  de azúcar moreno
  • 50 gr de miel de romero
  • 3 tazas de harina integral
  • 1 sobre de levadura (tamizamos)
  • 100 ml de aceite vegetal
  • 25 ml de aceite de oliva
  • 125 ml de leche de avena
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 25 ml de coñac 

Para el glaseado

  • azúcar glas
  • 1 clara de huevo

Elaboración
En primer lugar precalentamos el horno a 180ºC arriba/a bajo.
Luego preparamos el molde que vayamos a utilizar untándolo con un poco de aceite, como en esta receta no utilizamos lácteos, en mi caso para no tener problemas  para desmoldar he utilizado un molde de silicona, y no he tenido que poner ningún tipo de antiadherente.
A continuación, colocamos en un bol el azúcar, la miel, el extracto de vainilla, el coñac y los aceites , mezclamos, y luego vamos añadiendo los huevos de uno en uno incorporándolos en cada adición.

Añadimos la mitad de la harina y la integramos a la mezcla con las varillas manuales, después vertemos la leche de avena , la incorporamos.
Por último, añadimos el resto de harina y  levadura en polvo al bol y mezclamos hasta obtener una textura cremosa y algo densa.

Vertemos la mezcla en el molde y horneamos aproximadamente entre 35-40 minutos. Para estar seguros de que está hecho el bundt introducimos un palito de madera en el centro y este debe salir limpio. Retiramos del horno, esperamos unos 10 minutos antes de desmoldar, y luego lo dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

Para finalizar montamos la clara de huevo con las varillas eléctricas, y después vamos incorporando el azúcar glas sin dejar de montar, hasta obtener la consistencia deseada.
Vertemos la glasa por encima del bundt una vez frio.
Si no queremos utilizar clara, la podemos sustituir por zumo de naranja, o realizar una glasa con merengue triturado hasta que se convierta en un polvo muy fino, y lo mezclamos con un poco de agua.



miércoles, 3 de mayo de 2017

Tapa: huevos de codorniz con jamón serrano, espárragos y ajos tiernos








Receta rápida e ideal para disfrutar  del buen tiempo . La receta está inspirada en una Restaurante de Ronda, llamado la Codorniz, desde pequeña siempre que viajábamos a Andalucía, íbamos con amigos y familiares a comer a este restaurante, y uno de los entrantes que tenia era precisamente unas rebanadas de pan con jamón serrano y huevos de codorniz fritos encima.
En mi caso le he añadido 2 ingredientes mas que creo que combinan muy bien: puntas de espárragos y de ajo tierno.
Ingredientes

  • 1 barra de pan (o cantidad deseada)
  • huevos de codorniz (la cantidad deseada)
  • espárragos (utilizáramos solo las puntas, guardar el resto para otra elaboración), tantos como huevos de codorniz
  • ajos tiernos (utilizaremos solo las puntas, guardar el resto para otra elaboración), tantos como huevos de codorniz
  • jamón serrano en lonchas (utilizaremos la mitad de la loncha por rebanada de pan)
  • sal
  • ají picante en especia, al gusto (opcional)
  • aceite de oliva

Elaboración
En primer lugar cortamos la barra de pan en lonchas de 1 cm -1 ½ cm aproximadamente, colocamos encima de cada una ½ loncha de jamón serrano, y las vamos dejando sobre una bandeja de servir.
En una sartén ponemos un poco de aceite y cuando este esté caliente freímos los huevos de codorniz con una pizca de sal. Para abrirlos yo me ayudo de la punta de un cuchillo, les hago una pequeña incisión y luego los abro. Una vez fritos los vamos colocando sobre las rebanadas de pan.
En otra sartén colocamos 2 cucharadas de aceite de oliva y cuando este caliente rehogamos las puntas de espárrago y las de los ajos tiernos con una pizca de sal(previamente limpiados y habiendo retirado la piel mas dura)  hasta que estén tiernos, pero tersos.
Colocamos las puntas encima del huevo y espolvoreamos con un poco de ají picante.


sábado, 8 de abril de 2017

Conejitos de pascua para el desayuno






Comienzan las vacaciones de Pascua, y estos conejitos azucarados son una buena propuesta para el desayuno de pequeños y mayores. La receta es alemana, y se suele hacer con aceite de girasol y queso quark, pero yo la he españolizado un poquitín, y he utilizado aceite suave de oliva, queso crema, y abundante ralladura de limón.
Es una receta sencilla e ideal para que los mas peques ensucien la cocina, y se diviertan creando.
Ingredientes

  • 400 gr de harina
  • 200 gr de queso crema (puedes utilizar como en la receta original quark)
  • 50 gr. de leche entera
  • 90 ml de aceite suave de oliva (opcional: puedes utilizar de girasol)
  • 90 gr de azúcar
  • una pizca de sal
  • 1 yema
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (opcional: en su lugar puedes utilizar 1 paquete de azúcar de vainilla. Resta la cantidad que viene en el paquete al total de azúcar)
  • la ralladura de 1 limón
  • 1 paquete de levadura en polvo

Para el pincelado

  • 75 gr. de mantequilla derretida
  • azúcar vainillada 

Elaboración
En primer lugar precalentamos el horno a 200ºC (180ºC si es de convección), calor arriba/abajo.
Luego preparamos la bandeja que irá al horno con papel de hornear o Silpatmatten.
La realización es muy rápida y simple, ya que la masa no necesita levar, ni reposar.
En un bol colocamos el queso crema, la ralladura de limón, el aceite, la leche, el extracto de vainilla, y el azúcar. Mezclamos con unas varillas manuales, hasta obtener una crema.
Sobre un trozo de papel de hornear o otro bol tamizamos la harina con la levadura y la sal.
Añadimos los ingredientes secos a la crema de queso. Unimos y amasamos los ingredientes hasta formar una masa lisa y homogénea.
La dividimos en dos y trabajamos con una parte cada vez.
Estiramos la masa alrededor de 1 cm de espesor sobre una superficie ligeramente enharinada, y con un corta pasta en forma de conejo (o con otro motivo relacionado con la Pascua), vamos recortando la forma, y después las colocamos en la bandeja de hornear. Repetimos el proceso hasta agotar la masa.

Derretimos la ½ de la mantequilla en el microondas, y pincelamos un poco los conejitos.
Horneamos durante aproximadamente 10-15 minutos, o hasta que estén dorados.
Derretimos la otra mitad de la mantequilla, los volvemos a pincelar y espolvoreamos azúcar vainillada por encima, luego los dejamos enfriar sobre una rejilla.


Es una elaboración para comer el mismo día que se realiza.


viernes, 24 de marzo de 2017

Garides Saganaki





Gambas Saganaki
Este es uno de los platos que todo el mundo recuerda con cariño si va de vacaciones a Grecia. Se sirve en casi todos los Psarotavernas (tabernas donde se sirve pescado), y gusta tanto a turistas como a residentes por igual. Lo mejor que es sencillo, fácil, y...simplemente irresistible!!!
Saganaki hace referencia a la manera de cocinar el producto, para ser mas exacta a la sartén pequeña y pesada provista de dos asas en la que se prepara, su nombre proviene del turco “sahan” (plato de cobre).
Ingredientes

  • 250 gr. de gambas
  • 200 gr. de tomates (natural rallado o en lata)
  • 1 cebolla roja, finamente cortada en cubos
  • 1 chile finamente picado o rebanado
  • ¼ de pimiento rojo (mediano), finamente cortado en cubos 
  • 2 dientes de ajo, finamente picados o prensados
  • 50 ml de ouzo, o 2-3 cucharadas de vino blanco o coñac (sino encuentras “ouzo” y te gustan los sabores anisados, puedes añadir un poco de semillas de eneldo o hinojo a la base de la salsa)
  • 1 cucharadas de perejil fresco finamente picado, y un poco mas para decorar
  • 100 gr. de queso feta
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta para sazonar, al gusto-elección


Elaboración
En primer lugar limpiamos las gambas, retiramos la piel y las cabezas (reservamos), luego cortamos suavemente con el cuchillo en sentido transversal la superficie posterior de la gamba y eliminamos la vena con la punta del cuchillo o un palillo.
Precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba.
Ponemos a calentar una sartén anthiaderente a fuego medio, y echamos un poco de aceite. Rehogamos las cascaras y las cabezas de las gambas, después las retiramos y las colocamos encima de un colador, y este encima de un cuenco, con la ayuda de una cuchara apretamos las cabezas de las gambas para extraer toda la esencia. Reservamos el aceite obtenido.
Añadimos un poco de aceite en la sartén que hemos utilizo previamente y comenzamos a rehogar la cebolla, cuando ya este suave y transparente, incorporamos uno de los ajos, el pimiento rojo, y la guindilla. Sazonamos con sal y pimienta y cocinamos unos minutos. Vertemos el tomate, añadimos el perejil (1  cucharada ) y esperamos a que la salsa comience a hervir (si ponéis ouzo o vino blanco, hacerlo justo antes del tomate), una vez alcanza el punto de ebullición bajamos la temperatura, cubrimos con una tapa y dejamos que se vaya haciendo lentamente a fuego medio-bajo. Durante aproximadamente 10-12 minutos o hasta que la salsa comience a espesar.
En otra sartén colocamos unas cucharas del aceite que habíamos reservado, con aroma a gamba, y cuando tome temperatura añadimos el segundo ajo prensado doramos un poco y colocamos las gambas, las cocinaremos muy poco, solo hasta que comiencen a tomar color, si como en mi caso añades coñac este es el momento de añadirlo, damos unas vueltas y las ponemos en una fuente o sartén apta para el horno. Seguidamente le vertemos por encima la salsa y mezclamos. A continuación, espolvoreamos el queso a trocitos y espolvoreamos un poco de perejil.


Por último horneamos en la parte superior del horno, hasta que el queso se haya derretido y la salsa comience a burbujear.
Solo falta un buen pan y a disfrutar!!!


lunes, 6 de marzo de 2017

Papoutsakia (Berenjenas rellenas al horno), con acompañamiento de quinoa con verduritas












Hoy vamos con una temática griega, unas berenjenas rellenas que recuerdan al sabor de la moussaka. Su nombre significa “zapatitos” por la forma que tienen. Se pueden coronar con una bechamel o con una rodaja de tomate, a la que le podemos añadir un poco de orégano, pimienta, sal y aceite de oliva. En el caso que optéis por la opción de la bechamel, rallaremos por encima un queso curado ( kefalotyri, parmesano, pecorino romano…).

Ingredientes

  • 4 berenjenas (cortadas longitudinalmente)
  • 500 gr de carne picada (puedes elegir entre cordero, ternera o mixta cerdo-ternera)
  • 2 cebollas moradas finamente picadas
  • 1 zanahoria finamente picada
  • 3 dientes de ajo prensados
  • 500 gr. de tomate (natural rallado)
  • 1 cucharada de pasta de tomate
  • 1 ramita de tomillo fresco
  • 1 taza de caldo de carne
  • ½ rama de canela
  • ½ cucharadita de comino molido
  • 2 clavos de olor
  • sal y pimienta para sazonar
  • queso rallado curado (kefalotyri, parmesano, pecorino romano…)
  • aceite de oliva


Para la salsa bechamel

  • 100 gr de mantequilla sin sal
  • 100 gr de harina para todo uso
  • 1 litro de leche entera
  • sal y pimienta, al gusto
  • nuez moscada rallada, al gusto
  • 1 yema de huevo


Quinoa con verduritas


  • 1 ½ tazas de quinoa
  • 3 tazas de caldo de pollo o de verduras (o agua)
  • 1 zanahoria cortada muy fina en brunoise
  • ½ pimiento rojo (tamaño mediano) cortado muy fino en brunoise
  • 1 calabacín mediano cortado muy fino en brunoise
  • 1 puerro cortado muy fino en brunoise
  • 1 diente de ajo cortado muy fino en brunoise
  • sal y pimienta para sazonar


Elaboración

Precalentamos el horno a 180ºC calor arriba y abajo.

En primer lugar cortamos toda la verdura muy fina en brunoise, excepto las berenjenas que irán cortadas longitudinalmente.
Luego le realizamos unos cortes en la superficie a las berenjenas, las colocamos en una bandeja de horno y vertemos un poco de aceite y una pizca de sal.

Las horneamos unos 25-30 minutos aproximadamente. A continuación,  las sacamos del horno esperamos que se enfríen un poco y con la ayuda de una cucharadita extraemos toda la pulpa a la berenjena, reservamos.

Mientras la berenjena se va horneando, ponemos una cazuela a calentar con un poco de aceite, y comenzamos a pochar la cebolla, los dientes de ajo y la zanahoria, hasta que la primera se vuelva transparente. Después añadimos la carne y subimos un poco el fuego, y con una cuchara de madera (o otro utensilio de cocina) vamos despegandola para que quede suelta y dorada.  Una vez tengamos la berenjena incorporamos su carne  picada en trocitos a la carne y mezclamos.
Por último, añadimos las hierbas, las especias, el tomate, la pasta de tomate, un poquito de caldo de carne, y la sal. Llevamos a ebullición y dejamos cocinar una media hora.
*Para no encontrarnos los clavos de olor perdidos por la salsa, lo que yo hago es clavarlos en la cabeza de una cebolla fresca, y se lo incorporo tal cual a la salsa.

Cuando nuestra salsa se haya cocinado la dejaremos que se enfrié un poco y retiraremos la canela, el tomillo y los clavos, antes de rellenar las berenjenas, después las rellenamos con la ayuda de una cuchara, y las vamos colocando en una bandeja de hornear.

Para preparar la bechamel.
En un cazo ponemos a derretir la mantequilla a fuego medio, después incorporamos la harina y removemos continuamente durante unos minutos (para eliminar el sabor de la harina cruda del roux). Seguidamente, añadimos la leche templada a la mezcla y removemos con la ayuda de unas barillas manuales. Incorporamos la sal, la pimienta y la nuez moscada. Cocinamos sin dejar de remover hasta que la mezcla espese. Retiramos del fuego y seguimos removiendo para que vaya enfriando un poco y no se nos forme costra ni grumos, cuando la temperatura baje un poco le añadimos una yema de huevo y seguimos removiendo para incorporarla.
Por último vertemos la bechamel por encima de las berenjenas y espolvoreamos queso rallado.
Horneamos las berenjenas en horno precalentado a 180ºC, con la bandeja por encima de la zona intermedia del horno, durante uno 25 minutos aproximadamente o hasta que la parte superior esté dorada.
Mientras tenemos horneando la berenjena preparamos la quinoa con verduritas.
Calentamos una sartén honda o un wok hasta que esté apunto de humear, luego vertemos el aceite y un diente de ajo, cuando este este dorado, añadimos la zanahoria y  el pimiento rojo, rehogamos un poco e incorporamos  el calabacín y el puerro, cocinamos todo junto unos minutos. Salpimentamos. Reservamos.
Seguidamente cocinamos la quinoa, colocamos en un cazo amplio o olla pequeña el caldo de pollo o el agua, cuando comience a hervir, añadimos la quinoa, bajamos el fuego, tapamos y cocinamos durante unos 15 minutos aproximadamente. Luego colamos el caldo o agua, y pasados unos minutos se la añadimos a las verduritas, lo rehogamos todo junto unos minutos. Rectificar de pimienta y sal si fuera necesario.
Para finalizar solo queda emplatar, y disfrutar.


martes, 14 de febrero de 2017

Galletas linzer para San Valentín (con mermelada de rosa mosqueta y azúcar de fresa)









En un día tan especial que menos que unas mega galletas relindas,  deliciosas y con ingredientes muy románticos.
En mi familia tenemos una receta de galletas linzer que ha pasado de generación en generación, creo que ya he comentado alguna vez que tengo familia alemana, aunque esta que hoy os propongo no lo es, ya que quería hacerla mas suave y con un toque alimonado para que combinara mejor con la mermelada de rosa mosqueta y el azúcar de fresas, por ello la he adaptado bastante a estos sabores, otro día os daré la receta familiar que tiene un sabor Ummm!!!, sin palabras.
Para hacerlas he hecho servir un molde redondo de 12 cm de diámetro, ya os he dicho que eran mega galletas, ya que el molde de la torre Eiffel que tengo hace 7 cm de largo, pero podéis utilizar el tamaño que mas os guste. Pero la verdad es que  , aunque son  grandes  han quedado preciosas, las fotos no les hacen justicia.
Ingredientes

  • 350 gr de harina tamizada
  • 1 cucharada de harina de maíz refinada
  • la ralladura de la piel de un limón
  • ½ cucharadita de zumo de limón
  • 50 gr de almendra molida
  • 200 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 gr. de azúcar
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 yemas

Decoración y relleno

  • mermelada de rosa mosqueta( o la que mas os guste)
  • azúcar de fresas 

Elaboración
Primero realizaremos el azúcar de fresas, para ello colocaremos en un molinillo de café, 50 gr de azúcar y 2 ½ cucharadas de fresas liofilizadas, y trituramos, hasta que quede muy fina. Después la colamos para evitar los trocitos que hayan podido quedar.

Para elaborar las galletas, colocamos en un bol la harina tamizada, la almendra molida y la harina de maíz, mezclamos y reservamos.
En otro bol mezclamos la mantequilla, con el azúcar, hasta obtener una crema, luego vamos añadiendo las yemas una a una, integrándolas a la mezcla en cada adición. Luego incorporamos la ralladura de limón, el extracto de vainilla y el zumo de limón, y lo unimos todo.
Vertemos esta mezcla en el bol de los ingredientes secos y comenzamos a unir los ingredientes suavemente sin batir, como si le realizáramos un masaje, no amasamos como si fuera pan o masa de pizza, primero nos tiene que quedar una masa grumosa, pero poco a poco se irán incorporando todos los ingredientes hasta formar una masa lisa, suave y homogénea.
La envolvemos en papel film de cocina y la dejamos reposar 1 hora en la nevera.
Transcurrido este tiempo vamos cortando porciones de masa, y la estiramos aproximadamente unos 3mm de grosor. Con en cortador de galletas redondo recortamos la forma principal, y las vamos pasando a una bandeja en la que habremos puesto papel de hornear. Una vez encima de la bandeja podemos marcar la figura central, de esta forma no se nos deformará al trasladarla.



A continuación, las horneamos en horno precalentado a 180ºC, calor arriba y abajo, entre 7-8 minutos aproximadamente, pero como digo siempre cada horno es un mundo, así que lo mejor es hacer una prueba con un poco de masa.


Una vez las retiramos del horno, no las sacaremos de la bandeja hasta que no estén casi frías ( ya que son muy quebradizas), después si que las podemos pasar  a una rejilla para que terminen de enfriarse.
Por último, untamos en la base de galleta lisa una capa de mermelada de rosa mosqueta (o del sabor que mas nos guste), y espolvoreamos al azúcar de fresa por encima de la galleta donde hemos recortado la forma elegida. Y finalmente las unimos.
Estas galletas deben reposar al menos una noche para que estén mas buenas, para poner un ejemplo, mi tía y sus nueras empiezan a hacerlas una semana antes de navidad y las guardan en recipientes herméticos, hasta su uso.
Que tengáis un feliz San Valentín!!!!



jueves, 2 de febrero de 2017

Mini bunds llenos de energía










Estoy enamorada de la sencillez y del sabor de la comida casera, y estos mini bunds cumplen estas dos premisas. Pero también son deliciosos, ligeros, suaves y jugosos.
Están pensados para proporcionar la energía necesaria para afrontar estos días lluviosos y fríos con una sonrisa, ya que son puro deleite para el corazón.
Y ya que se acerca San Valentín, un desayuno perfecto para despertar a tu amado.
Ingredientes

  • 1 yogur griego sin azúcar
  • 1 vaso de yogur de azúcar moreno
  • 1 cucharada de miel
  • ralladura de un limón pequeño
  • ½ de la ralladura de una naranja
  • ½ cucharadita de zumo de limón
  • 1 vaso de yogur de aceite de oliva
  • 10 nueces peladas y cortadas en trocitos
  • unas cuantas pasas ( a gusto)
  • 1 sobre de levadura
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla 
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 3 huevos a temperatura ambiente
  • 320 gr de harina tamizada

Para decorar

  • un poco de azúcar glas para espolvorear por encima

Elaboración
En primer lugar preparamos el molde que vayamos a utilizar
para ello pincelamos toda la superficie con un poco de aceite de oliva y luego espolvoreamos un poco de harina por encima.
Precalentaremos el horno a 180ºC calor arriba/abajo.
Batimos con una batidora de varillas o manual los huevos y el azúcar hasta que estén bien esponjosos (unos 2-3 minutos aproximadamente), añadimos  la ralladura de naranja y limón, el aceite, el zumo de limón, la miel, y el extracto de vainilla, batimos, e incorporamos la mitad de la harina tamizada, después mezclamos.
A continuación, vertemos el yogur, volvemos a mezclar y tamizamos por encima de la preparación el resto de la harina con la levadura y la canela, añadiendo estos ingredientes  con movimientos envolventes.
Finalmente incorporamos las nueces y las pasas.
Repartimos la mezcla en el molde.
Horneamos entre 15-18 minutos aproximadamente, cuando lleve unos 15 minutos introducimos un palillo en el centro para comprobar la cocción, si sale limpio está hecho (si utilizas un molde rectangular o redondo el tiempo de cocción seria de unos 35 minutos mas o menos).
Por último, dejamos enfriar los mini bunds en el molde unos 10-15 minutos y después los llevamos a una rejilla para que terminen de enfriarse por completo.

Para finalizar espolvoreamos un poco de azúcar glas por encima.