miércoles, 25 de diciembre de 2013

Mantecados y Polvorones



Que seria de la Navidad sin estos dulces tan emblemáticos. En casa se han hecho casi todos los años, ya que su olor nos transportaba a Benaoján (Málaga) de donde es mi familia. Supongo que por el olor a manteca de oink, oink, ya que en el pueblo siempre se han elaborado todo tipo de manjares relacionados con este animal tan sumamente versátil.
Como pasa con tantas cosas, el origen de estos dulces, también viene precedido de controversia. Pero todos coinciden en que nacieron en Andalucía fruto de un excedente de producción de manteca y cereales en el siglo XVI. Ahora llega la disputa, unos dicen que nacieron en Antequera y otros en Estepa.
Todo apunta a que nacieron en Antequera, pero que fue en Estepa donde se comercializaron por primera vez hacia el siglo XIX cuando Micaela Ruiz, conocida por el apodo de “La Colchona”, se los diera a su marido que era transportista para vender en la capital, y la verdad que tubo una gran idea, ya que fueron un gran éxito. Pero como he dicho antes, existen diferencias de opiniones y lo único claro es que nacieron en Andalucía.
Los ingredientes básicos son la manteca de cerdo, la harina y el azúcar, en las proporciones siguientes, una parte de harina, la mitad de ese peso en manteca y la otra mitad de azúcar glas. En mi caso, reduzco un pelín  la cantidad de azúcar, ya que no me gustan los dulces excesivamente dulces.
La mayor diferencia entre los mantecados y los polvorones, es que los primeros suelen llevar por encima sésamo (o ajonjolí), y  los segundos  frutos secos (normalmente almendras o avellanas).
Dificultades que os podéis encontrar, pocas porque son realmente fáciles, sólo hay que tener en cuenta que los ingredientes deben de quedar bien integrados, que es una masa que tenemos que trabajar con las manos ya que es bastante quebradiza, y vigilar la temperatura del horno, os recomiendo que horneéis primero uno para dar con la temperatura adecuada, es lo que yo siempre hago.


Y ahora si, vamos con la receta.

INGREDIENTES PARA LOS MANTECADOS

300g de harina
150g de manteca de cerdo (a temperatura ambiente)
150g de azúcar glas (yo puse 120g)
40g aproximadamente de ajonjolí (sésamo)
1 clara de huevo (es opcional, lo que aporta es que no se desmoronen tanto)
1 cucharadita de canela en polvo

INGREDIENTES PARA LOS POLVORONES
300g de harina
150g de manteca de cerdo (a temperatura ambiente)
150g de azúcar glas
50g de almendra tostada molida
50g de almendra tostada en granillo
50g de avellana tostada molida
1 clara de huevo (opcional de nuevo)
1 cucharadita de canela
azúcar glas para decorar

ELABORACIÓN
El procedimiento es el mismo, por ello la elaboración es compartida, lo único es que se añadirán los frutos secos en los polvorones.
Lo principal es tostar la harina, hay mucha gente que para ello utiliza el horno, yo lo hago en una sartén amplia, tienes que estar más pendiente pero es mucho más rápido y con la subida de la luz más barato. Una vez la tosté en el horno y tardó un poco más de media hora una barbaridad. Así que, colocaremos la harina en una sartén amplia, e iremos moviéndola constantemente hasta que adquiera un tono ligeramente tostado. A continuación, dejaremos enfriar.

Una vez fría, comenzaremos a realizar la masa. En un bol amplio  verteremos la harina tamizada, el azúcar glas y la canela en polvo (en el caso de los polvorones también la almendra en polvo, la almendra en granillo, y la avellana en polvo), lo mezclaremos bien y formaremos con los manos un volcán donde echaremos la manteca a punto pomada y la clara batida. Seguidamente, toca pringarse, introducimos las manos y vamos trabajando la masa, en un principio nos quedará una consistencia arenosa, pero seguiremos insistiendo. Para trabajarla mejor la volcaremos sobre una superficie plana e iremos apretando la masa con si estuviéramos abrazándola con las manos pero con energía, observaremos que al ir apretándola los ingredientes se van integrando poco a poco.






Cuando ya tengamos una consistencia homogénea, la envolvemos en papel film, y la llevamos a la nevera al menos media hora para que todos los ingredientes se acaben de unir bien y la manteca se endurezca un poco.

Unos 10 minutos antes de sacarla precalienta el horno a unos 180º C.
Llevamos nuestra masa de nuevo a la superficie de trabajo, y vamos trabajando trozos. Cogemos una porción y con la palma de la mano aplanamos (si utilizamos el rodillo se quebrará), para que no se pegue pon un poco de harina, coge el cortador deseado y presiona, con una espátula pequeña trasladaremos los dulces a una bandeja con papel de horno.



En el caso de los mantecados, una vez en la bandeja le colocaremos el ajonjolí encima (si ves que no se pegan puedes utilizar una yema de huevo disuelta en un pelín de leche).

Bajamos el fuego a unos 150º C y  horneamos.
Los dejamos enfriar, y en el caso de los polvorones los espolvoreamos con azúcar glas.


Mi renito rastafari y mi familia os deseamos a todos Feliz Navidad.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada