domingo, 12 de enero de 2014

Sopa tradicional



Que mejor que una sopa en un día gris,  ya que como dice el refrán popular: “Siete virtudes tiene la sopa, es económica, el hambre quita, sed da poca, hace dormir, digerir, nunca enfada y pone la cara colorada”. No se puede pedir más.
Formas de hacer sopa hay incontables, yo os muestro la que tomamos más frecuentemente en casa. Mi niña es como su abuelo, si pudiera desayunar sopa, comer sopa, merendar sopa y cenar sopa, lo haría, pues es uno de sus tres platos favoritos (los otros dos son el bacalao con tomate de la abuela Isa, y la lasaña casera).
Aunque parezcan muchos ingredientes, ahora los encontramos en los supermercados preparados en bandejitas. En mi caso, alterno unas veces lo compro por separado y otras no.
Las cantidades que doy son para una olla grande de caldo que bien guardada en la nevera te da para unos días.
Una buena sopa y un poco de deporte (y más después de los excesos de navidad), son la receta de la longevidad. Me estoy auto convenciendo, ya que este año me he propuesto salir a correr todos los días con una amiga y mi perrita Kira. No se lo que durará, pero la intención esta ahí.

INGREDIENTES

8l de agua
Un trozo de sillí  (tocino añejo)
Una carcasa de pollo
Un muslo de pollo
Una galta de cerdo (en este caso se la he incorporado porque la tenia en la nevera, y no me arrepiento, que rica en la pringa).
Un hueso de jamón
Un hueso de vacuno
Un hueso de cerdo
Un trocito de panceta de cerdo
Un trozo de falda de vacuno
Un trozo  de espinazo de cerdo
Un nabo
Una chirivia
Un trozo de apio
2 puerros
Un trocito de col
3 zanahorias
3 patatas medianas
Para la pelota del caldo

250g de carne picada mixta
1 diente de ajo picado
½  cebolla pequeña picada
Unas ramitas de perejil
Un huevo mediano
Un poco de pan rallado
Extras 
100g de jamón salado
½ huevo duro por comensal
Picatostes


ELABORACIÓN

Lo primero es poner a calentar el agua.
Pelaremos y lavaremos bien las verduras para posteriormente incorporarlas en la olla. Todas menos las patatas que las añadiremos un poco más tarde, porque sino desaparecerán en la inmensidad de la sopa.
A mi me gusta pasar la carne y los huesos también por debajo del grifo y limpiarlos de impurezas y pequeños huesecillos que puedan estar por ahí perdidos. Después los introducimos en la super olla.

Subimos el fuego del caldo hasta que comience a hervir y bajaremos el fuego a una temperatura media alta. Veréis que en la superficie del caldo se forman unos espumarajos, parecidos a los de la niña del exorcista, no os asustéis, son las impurezas, con un cazo las vamos pescando y retirando.
Mientras prepararemos la pelota.
En un cuenco pondremos la carne picada; el ajito, la cebolla y el perejil bien picaditos, un huevo y  lo mezclaremos todo. A continuación, le añadiremos un poco de pan rallado, para que quede la mezcla más compacta y manejable.




La dividimos en porciones, según el tamaño deseado y hacemos bolitas. Esto me recuerda a las perfectísimas bolas de barro, que mi hermana, mis primas, mis amigas y yo hacíamos de pequeñas, habré hecho cientos de ellas, ahora el objetivo, no recuerdo muy bien cual era.
Volviendo a la receta, una vez hayan transcurrido unos 20 minutos de cocción las incorporaremos a la sopa junto a las patatas.  Y a esperar pacientemente entre 25 o 30 minutos más. En el transcurso de la cocción lo removeremos una o dos veces.
Una vez veamos que nuestro caldo esta cogiendo un color blanquito, ya lo tenemos.

Colaremos el que vayamos a utilizar en un cazo, y coceremos en el la pasta que más nos guste o apetezca. Podemos añadirle también un poco de patata, nabo y zanahoria machacada junto a la pasta, y a más a más con o sin las verduras aplastadas, picatostes y un poco de jamón y huevo duro picado.
A parte colocaremos en un plato los trozos de carne y tocino para la pringa.

Es plato único si lo servimos de esta forma.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada