jueves, 16 de enero de 2014

Spaghettis con berenjenas



Hoy  espaguetis con berenjenas, me gustan tanto que se las pongo a casi todo.
Se sabe por numerosos documentos escritos que se cultiva desde aproximadamente el 2000 a.c, y su origen se sitúa en el sudeste asiático. En Europa se dio a conocer gracias a la población musulmana.
Lo estupendo de la berenjena es que tiene un casi inexistente contenido calórico, por lo que puedes comer toda la que quieras sin sentirte culpable, ahora bien, el problema es el acompañamiento, y claro esta, yo soy dada a acompañarla muy bien, mas que nada para que no se sienta sola.
Ingredientes
½ pimiento rojo
1 zanahoria mediana
4 dientes de ajo
1 cebolla
1 cayena
Una ramita de apio
Entre 350 y 500g de carne picada mixta (depende si lo prefieres con más carne o menos)
1kg de tomates (sin piel y troceados) o un bote de tomate natural pelado.
½ vasito de agua
Sal y pimienta al gusto
1 cucharada de orégano
Unas ramitas de tomillo
1 berenjena cortada a tiras
3 cucharadas de aceite de oliva
Para cocer la pasta
Una hoja de laurel
Unos 500g de spaguettis
3 0 4l de agua
½ cucharada de aceite de oliva
1 cucharadita de sal

ELABORACIÓN
1. Calentaremos el aceite de oliva a fuego medio en una sartén grande y honda, o en una cazuela ancha. Cuando el aceite esté caliente, añadiremos los ajos, los dejaremos rehogar un poquitín y enseguida incorporaremos el pimiento rojo a tiras y la zanahoria en rodajas. Cuando este todo un poco pochado añadiremos la cebolla en juliana. Este orden es debido a que la cebolla suelta agua, y nos cocería la verdura en vez de sofreír la, por último echaremos el apio, le damos unas vueltas y retiramos las verduras de la sartén. Las trituramos junto al ½ vaso de agua.


2. Doraremos la berenjena cortada a tiras anchas hasta que este tierna y la sacaremos.

3. Ahora pondremos la carne picada con un ¼ de cebolla muy picada y la cayena a sofreír. Una vez esté dorada, incorporaremos las berenjenas, el sofrito y los tomates. Salpimentaremos, y aderezaremos con el orégano y las ramitas de tomillo.

4. Lo mezclaremos todo con la carne y dejaremos cocer a fuego lento tapado durante 40 o 50 minutos, dando vueltas de vez en cuando. Sobre todo al final de la cocción, ya que cuanto más espese la salsa, más fácil es que se nos pegue.

5. Echar la salsa encima de la pasta y espolvorear el queso, a mí particularmente me gusta rallar le uno semicurado. Otra forma si os gusta con más tomate, es dejarla reposar unos 10 minutos mínimo dentro de la salsa.


 Para la pasta
1. Pondremos a cocer en una olla grande el agua, con la hoja de laurel, la sal y el aceite. Cuando rompa a hervir, incorporaremos la pasta de una vez. Según se vaya ablandando, la iremos removiendo y la empujaremos para que la pasta quede por completo sumergida. El tiempo de cocción suele venir indicado en el paquete, y varía entre unos 6 y 10 minutos.
2. Removeremos la pasta y cuando esté “al dente” (justo antes de que se quede blanda), la escurrimos. No la dejéis mucho tiempo o se quedará hecha un mazacote.
3. Serviremos con su salsa.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada