martes, 25 de marzo de 2014

CROQUETAS DE POLLO Y JAMÓN SERRANO

                           
Hoy unas croquetas de pollo y jamón serrano, a petición de mi amiga Susana que dice que no le acaban de salir.
El secreto de unas croquetas, está en la masa, no puede quedar como si fuera cemento, sino jugosas y con una textura que se nos funda en la boca.
Las croquetas son mi versátiles, se pueden hacer de lo que quieras, normalmente se elaboran para aprovechar las sobras.
En este caso, las he preparado de pollo hecho al horno, de este modo las croquetas tienen un sabor increíble, solo tengo que poner un poco más, y de este modo tengo para hacer croquetas o empanadas.
El pollo lo puedes picar muy pequeñito con el cuchillo o triturar lo, a mi particularmente me gusta más encontrarme los trocitos, así sabes lo que te estas comiendo, pero hay niños y no tan niños, a los que le gusta que la masa esté más homogénea, en este caso triturar la carne con un poco de leche.
                              

INGREDIENTES
250 g de pollo
50 g de jamón serrano
1 cebolla pequeña picada o ½  de un tamaño mediano
½ l de leche templada
2  ½  cucharadas de harina
3 cucharadas de aceite de oliva
Pimienta negra recién molida
Pimienta de jamaica
Sal
Para rebozar y freír
Harina
2 huevos batidos
1 cucharada de leche, para mezclar con el huevo
Pan rallado
Aceite para freír

ELABORACIÓN
En primer lugar deshuesaremos y picaremos el pollo, luego trocearemos el jamón, y picaremos la cebolla muy muy pequeñita, ya que a la mayoría de niños, incluida la mía, no soportan encontrar ni cebolla ni ajo en las comidas.
                                               

                                         
En una sartén colocaremos unas 3 cucharadas de aceite de oliva, y pondremos a pochar la cebolla, hasta que tome un color transparente, seguidamente incorporaremos el jamón, y rehogaremos brevemente, y haremos lo mismo con el pollo.
A continuación, añadiremos la harina, un poquito de sal (poca cosa porque el jamón ya le da el toque salado), la pimienta recién molida, y la pimienta de jamaica (a gusto, sino la habéis probado nunca, tiene un sabor parecido al de la nuez moscada). Ahora iremos añadiendo la leche templada poco a poco, sin dejar de remover, la masa tiene que quedar cocida pero no en plan mazacote, sino cremosa.
                                        

                                         
Verteremos la masa en una fuente, y para evitar que se nos cree costra o bien untaremos la superficie con un poco de mantequilla, o pondremos un trozo de papel film pegado a la masa. Dejaremos enfriar.
Cuando la masa está fría cortaremos y moldearemos las croquetas.
                                        
Por último, las enharinaremos, pasaremos por huevo y finalmente por pan rallado. A continuación, freiremos en aceite bien caliente (para saber la temperatura, prueba primero con un poco de masa).

                                                          

                                                          

                                                          
 Cuando estén listas, las retiraremos del fuego escurriendo el exceso de aceite, y las colocaremos sobre un plato cubierto con papel absorbente de cocina.
                                 


Listas!!!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada