jueves, 13 de marzo de 2014

MOLLETES

                         
Hoy un pan increíble que marcó toda mi infancia, los molletes, un pan plano, normalmente recubierto de harina que se come por toda Andalucía y Extremadura, pero con el toque personal de cada lugar.
El de Benaoján (Málaga) suele ser más plano y va recubierto de harina. Cuando mi madre lo traía de la panadería, lo poníamos sobre una tostadora, lo abríamos por la mitad y lo untábamos con manteca de lomo, de zurrapa, o de manteca colorá.

Esta soy yo de pequeña vestida de flamenca (la del vestido azul), en este impresionante pueblo de casas blancas, ríos cristalinos, y numerosas cuevas, como la Cueva de la Pileta (con restos arqueológuicos prehistóricos), o la Cueva del Gato.

INGREDIENTES
800 g de harina
475 ml de agua templada
25 ml de leche entera templada
½ cucharadita de azúcar
12g de levadura de panadería
10g de sal (o dos cucharaditas)
Un poco de harina para trabajarla
ELABORACIÓN
En primer lugar, activaremos la levadura colocándola en un cuenco con un poco de agua, la leche y el azúcar,  tapamos con un plato y esperamos unos 10 minutos hasta que la levadura se haya hinchado y flote.
En otro cuenco más amplio y hondo, habremos dispuesto la harina con la sal, haremos un hueco en el centro y verteremos la mezcla. Seguidamente, iremos incorporando el agua restante a intervalos, para conseguir el punto de la masa deseado, ya que dependiendo de la harina que utilicemos podremos necesitar más o menos agua. Removeremos hasta obtener una masa lisa y homogénea. Esta debe de tener una consistencia más espesa que la masa para churros, pero más ligera que la de pizza.

La dejamos tapada en el recipiente, en un lugar cálido hasta que duplique su volumen, entre 1 o 2 horas aproximadamente.
Transcurrido el tiempo, amasaremos un poco la masa e iremos colocando las porciones en una superficie lisa, y enharinada. Las proporciones son la cantidad de masa que te quepa en la mano (entre 80 y 90g), eso si, esta debe de estar bien rebozada en harina, pues la masa es húmeda.
Una vez colocados los dejaremos reposar durante 1 hora más, espolvoreados con harina.


Precalentaremos el horno a unos 200º, y prepararemos la bandeja con el papel de hornear.
Finalmente, daremos forma aplastada al mollete, ya que son bastante planos. Los colocamos en la bandeja, ojo por que crecen, no puedes hornear muchos de golpe deben estar bastante separados unos de otros.
Para crear vapor colocaremos una recipiente con agua en la parte inferior del horno. Como son bastante planos en unos 12 o 15 minutos, dependiendo del horno estarán  listos. La corteza no debe de quedar ni dorada ni crujiente, sino más bien blanquita y tierna, el toque crujiente se lo dará la tostadora.
Una vez fuera los dejaremos enfriar sobre una rejilla.





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada