martes, 13 de mayo de 2014

Sopa de espárragos




La sopa de espárragos que se ha comido siempre en mi casa es una variante de la sopa de ajo, que vendría a ser la base.
Cuando éramos pequeñas, mi padre nos llevaba  en la temporada de espárragos todos los domingos a buscarlos, y la verdad si ahora te hace ilusión encontrarlos entonces todavía más, y chincharnos para ver quien  encontraba más. Pero eso si, siempre respetando el entorno, eso mi padre lo tenía sagrado, porque es una lástima cuando vas ahora por el bosque y lo encuentras todo arrasado y destrozado, sobre todo en tiempo de espárragos y setas.
Bueno cambiando de tema, ya que estas cosas me dan mucha rabia. Esta sopa al llevar ajo va muy bien para cuando nos refriamos, ya que te alivia bastante, ahora si, también tengo que decir, que o te encanta o no te gusta nada, en casa pasa, a unos gusta mucho y a otros nada.

INGREDIENTES
1 manojo ½ de espárragos
3 dientes de ajo
1 puerro pequeño
3 rebanadas de pan duro cortadas finas
½ cucharadita de pimentón dulce
1l de agua
2 huevos medio batidos
Sal
Aceite de oliva (un chorrito)
ELABORACIÓN
En primer lugar, cortaremos los espárragos, en casa siempre los hemos partido con la mano a trocitos pequeños hasta que ya no ceden con facilidad, porque es más duro.


Seguidamente, pelaremos los ajos y los cortaremos por la mitad o en cuartos, y los colocaremos en una cazuela con un chorrito de aceite de oliva, cuando comiencen a dorar añadiremos las rebanadas de pan y lo sofreiremos hasta que tengan un color dorado. Un vez sofrito, lo llevaremos todo a un mortero, y lo majaremos (machacarlo hasta formar una pasta) junto a un poco de sal y el pimentón.




A continuación, rehogaremos el puerro cortado en trocitos pequeños, e incorporaremos los espárragos, removeremos durante un minuto y verteremos el agua. Después, añadiremos el majado y volveremos a remover para integrar todos los ingredientes.



Dejaremos cocer a fuego lento, entre 20-25 minutos.
Finalmente, batiremos un poco los huevos, y se los añadiremos a la sopa con una varilla, para que quede un poco deshilachado.


Cuando cuaje rectificamos el punto de sal y servimos caliente.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada