jueves, 10 de julio de 2014

Bizcocho de chocolate blanco y nueces caramelizadas


Este bizcocho es uno de mis preferidos queda suave y muy jugoso, me recuerda un poco al sabor de los sobaos, pero luego tiene esas nueces caramelizadas que le dan un toque crujiente y delicioso.
La única pega que le encuentra mi crítica gastronómica particular (mi hija), es según ella la falta de chocolate blanco. Cuando le dije que le iba a hacer un bizcocho de chocolate, ella se imaginó que este caería como lava y no que estaría integrado dentro, y se llevo un  gran chasco, pero a pesar de todo le gustó.
El bizcocho lo he cocinado en un molde rectangular de 38 x 25 x 7 cm, las nueces irán en relación al molde, ya que fui alternando nueces y trocitos de chocolate blanco hasta cubrir toda la base, dejando un pequeño espacio entre ingredientes.

INGREDIENTES
130 g de chocolate blanco
1 brik de 200 g de nata
100 g de mantequilla
135 g de azúcar
35 g de azúcar vainillada
3 huevos
1 sobre de levadura en polvo
125 g de nueces  (dependiendo el molde utilizado)
2 cucharadas de azúcar para caramelizar
100 g de chocolate blanco cortado en trocitos
Azúcar glas para espolvorear
ELABORACIÓN
Precalentaremos el horno a 180º C.
Prepararemos el molde, poniéndole un poco de mantequilla por toda la superficie, y un rectángulo de papel sulfurizado en la base del mismo tamaño que esta.
En primer lugar, calentaremos la nata y la verteremos sobre el chocolate blanco troceado, lo removeremos bien hasta que tenga una consistencia suave y lisa.
En una sartén bien caliente pondremos las 2 cucharadas de azúcar, y cuando tome un color dorado añadiremos las nueces peladas, dejaremos que se impregnen bien del azúcar y retiraremos rápidamente, para evitar que el azúcar se tueste demasiado,  y las colocaremos sobre papel sulfurizado.

A continuación, batiremos juntos la mantequilla y el azúcar durante unos minutos hasta obtener una crema homogénea. Seguidamente incorporaremos uno a uno los huevos, removiendo cada vez que añadamos uno.
Después, iremos vertiendo la harina tamizada con la levadura, alternándola con la mezcla de chocolate blanco e iremos batiendo suavemente en cada adición.


Finalmente, verteremos la mezcla en el molde y repartiremos las nueces caramelizadas y los trocitos de chocolate blanco, alternándolos por toda la superficie de la mezcla.
 Hornearemos aproximadamente entre 15-20 minutos (mi molde es bastante grande, por ello el bizcocho no es muy grueso, y tarda menos en el horno). Para asegurarnos de que este cocido, introducir un palito de madera en el centro y este debe de salir limpio.
Lo retiraremos y lo dejaremos reposar en el molde unos minutos,  luego le quitaremos el papel sulfurizado y lo pasaremos a una rejilla para que se enfríe por completo.

Cuando el bizcocho esté completamente frió, lo espolvorearemos con azúcar glas y lo cortaremos en cuadraditos. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada