miércoles, 22 de octubre de 2014

Tarta de calabaza y naranja con merengue






Con esta receta participo en el Reto del mes de Octubre de Cocineros del Mundo en Google+ en el apartado de dulce.
Este pastel os sorprenderá es delicado, suave y delicioso. La calabaza le aporta jugosidad y por lo tanto no hay que ponerle ningún tipo de almíbar.
La idea de las capas de merengue viene de las conocidas “corbatas de unquera”.
La crema chantilly no la he hecho muy dulce, ya que el merengue ya le aporta bastante dulzor. Para montar la crema, es importante que esté muy fría y, a ser posible, también los utensilios que vamos a utilizar, ya que esto favorece el batido de la crema y le aporta volumen.
En definitiva se trata de una tarta que aporta diferentes texturas y diversos sabores al paladar.

INGREDIENTES
5 huevos (separados: 4 yemas + un huevo entero, 4 claras)
170 g de calabaza asada
60 ml de leche entera
120 g de mantequilla (a temperatura ambiente)
170 g de azúcar
El zumo de media naranja
La ralladura de una naranja
15 g levadura en polvo
250 g de harina (tamizada)
1 cucharada de miel
Para el merengue
Las 4 claras reservadas
170 g de azúcar glas
10 g de azúcar normal
Para la crema chantilly
500 g de nata
70 g de azúcar glas
La pulpa de una vaina de vainilla
Para la decoración
Almendra laminada
ELABORACIÓN
En primer lugar, asaremos la calabaza, para ello envolveremos un trozo en papel de hornear, y la cocinaremos en horno precalentado a 180º durante unos 45 minutos.


Una vez esté completamente fría la calabaza la batiremos con la leche hasta formar un puré y reservamos.

En un cuenco batiremos la mantequilla con el azúcar durante unos minutos hasta que consigamos una textura suave y cremosa.
 Seguidamente incorporaremos dos yemas, y mezclaremos de nuevo, después la mitad de la harina.

Continuaremos con el resto de yemas y el huevo, una vez integradas añadiremos el puré de calabaza, la miel, el zumo de media naranja y la ralladura de esta, mezclaremos. Finalmente agregaremos la mitad de la harina que nos quedaba con la levadura.




Forraremos y engrasaremos tres moldes de unos 15 cm aproximadamente, y verteremos en cada uno de ellos 4 cucharadas de masa, la extenderemos bien.



Para el merengue utilizaremos una batidora eléctrica, en un recipiente limpio y seco, colocaremos las claras con una pizca de sal y el azúcar granulado, batiremos hasta que comience a ponerse espumoso y de color blanco, entonces incorporaremos el azúcar glas poco a poco y sin dejar de batir a velocidad alta hasta que consigamos picos firmes.


Extenderemos el merengue por encima de la masa de bizcocho, y espolvorearemos con almendra laminada.
Cocinaremos en horno precalentado a 180º durante 20-25 minutos.



Para la crema chantilly. Colocaremos en un bol la nata con el azúcar y la pulpa de la vaina de la vainilla, seguidamente comenzaremos a batir a velocidad alta  hasta obtener una crema homogénea y consistente.
Para el montaje final iremos intercalando capas de bizcocho y crema chantilly.
Dejaremos en la nevera mínimo una hora.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada