viernes, 28 de noviembre de 2014

Buñuelos de Reyes







 Con este postre tan especial, participo en el concurso de recetas http://www.claudiaandjulia.com/concurso2014, creado por  Claudia &Julia  http://www.claudiaandjulia.com/ y  Top Chef La Revista https://www.facebook.com/topchefrevista.
Se trata de unos Buñuelos de Reyes, unos pequeños bocados que encierran el delicioso sabor del tradicional Roscón de Reyes.
Estos buñuelos llevan todos los ingredientes que nos podríamos esperar encontrar, y no solo eso sino que además llevan sorpresa, la típica figurita de los Reyes Magos.
Una alternativa diferente, para un día lleno de alegrías.

INGREDIENTES
500 gr de harina
Una pizca de sal
80 gr de azúcar
20 gr de azúcar vainillada
La ralladura de un limón
La ralladura de una naranja
200 ml de leche templada
25 ml de brandy
½ cucharadita de agua de azahar
2 huevos
1 sobre de levadura seca de panadería
Fruta confitada muy picada
Piñones
Almendras laminadas (un poco troceadas)
Abundante aceite de girasol para freír
Para el mazapán
200 gr de almendra en polvo
150 gr de azúcar
Ralladura de limón
1 clara de huevo
Para el rebozado
Mitad por mitad de azúcar normal y azúcar glas
ELABORACIÓN
En primer lugar, mezclamos en un cuenco amplio la ½ de la harina con la levadura, la ralladura de naranja, la de limón, la pizca de sal, y el azúcar.

A continuación, añadimos los huevos, el licor, el agua de azahar y la leche. Volvemos a mezclar todo.

Seguidamente, incorporamos las almendras y los piñones por último, ponemos el resto de harina y volvemos a integrar todos los ingredientes.
Trabajamos la masa durante unos 15 minutos aproximadamente, después la tapamos y la dejamos reposar en un lugar cálido para que aumente el volumen, entre 1 o 2 horas.


Mientras realizamos el mazapán, para ello mezclaremos en un bol o plato hondo, la almendra, el azúcar, la ralladura de limón y la clara ligeramente batida. Unimos los ingredientes hasta obtener una pasta consistente.

Transcurrido el tiempo de levado, cogeremos pequeñas porciones del tamaño de una nuez, las aplanaremos y colocaremos una pequeña porción de mazapán en su interior, y sobre esta unos daditos de fruta confitada. Plegaremos los bordes de masa hacia el centro y los pellizcaremos para cerrar bien el relleno. Por último, le daremos una forma redonda. podemos colocar como en el caso de los Roscones de Reyes la figurita de un Rey en el interior del buñuelo (para que la foto quede más ilustrada la figurita va sin papel de plata, pero envolverla en el).






Colocamos abundante aceite en una sartén, y para dar sabor y comprobar la temperatura del aceite, pondremos un trozo de cáscara de naranja o limón. Para asegurarnos mejor, tiramos una pequeña porción de masa y cuando esta flote el aceite estará listo para freír los buñuelos. No debéis echar muchos de golpe porque cambiaríais la temperatura del aceite.


A medida que los vamos sacando los colocamos en papel absorbente, y rápidamente los rebozamos en la mezcla de azúcar.






martes, 25 de noviembre de 2014

Vanillekipferl


Los kipferl son unas elegantes galletas con forma de media luna; dulces, deliciosas y muy delicadas. Tienen una textura quebradiza que se deshace en la boca mimando todos nuestros sentidos.
Son una joya de la repostería navideña en Alemania y Austria, pero se pueden encontrar todo el año en las cafeterías vienesas.


Estas pequeñas tentaciones como ocurre con casi toda la repostería, presentan pequeñas variaciones, pueden estar elaboradas con yema de huevo, o no, pueden llevar frutos secos, o no. Supongo que en cada hogar van adaptándola a sus propios gustos.
En mi caso llevo años realizándola, y haciendo diferentes pruebas y por ahora creo que con esta receta he encontrado la definitiva. Están increíbles, no queda ni una.

INGREDIENTES
  • 350 g de harina
  • 250 g de mantequilla
  • 50 g de almendra en polvo
  • 100 g de azúcar
  • 30 g de nueces en polvo
  • 1 vaina de vainilla
  • 2 yemas de huevo
  • Una pizca de sal

Para rebozar
Azúcar vainillada
Azúcar en polvo
ELABORACIÓN
En primer lugar, tamizaremos en un cuenco grande la harina y le incorporaremos la sal.
En otro bol mezclaremos el azúcar con la pulpa de la vaina de vainilla, hasta que estén bien integradas, de este modo la vainilla quedará bien repartida en la masa.



A continuación, verteremos los restantes ingredientes, primero la mantequilla a temperatura ambiente (de otoño, es decir que se pueda trabajar pero que aún conserve el frío), las 2 yemas, los frutos secos, y el azúcar.
Trabajaremos la masa integrando los ingredientes, primero en el cuenco, y después volcaremos la mezcla en una superficie lisa, seguiremos incorporando pero sin amasar, no hay que trabajarla demasiado.

Una vez tengamos una masa compacta y homogénea, la dividiremos en dos. Volveremos a dividir cada parte, para que no nos quede  excesivamente larga.

Les damos forma de rulo con un diámetro aproximado de unos 3 cm, y los envolvemos en papel film (o papel de hornear si como a mi no te queda del otro) para dejarlos reposar en la nevera mínimo una hora.

Transcurrido el tiempo, vamos sacando los rulos uno a uno según lo vayamos trabajando, de esta forma los demás no se ablandan demasiado.
Cortaremos rodajas de unos 3 cm de grosor. Formaremos con cada rodaja primero una bola, luego la haremos rodar hasta formar un churrito con los extremos un poco mas estrechos que el centro. Por último, le daremos forma de media luna.





Las iremos depositando en una bandeja recubierta de papel de hornear, y cocinaremos en horno precalentado a 180º durante unos 9-10 minutos. Que hay que tener en cuenta: deben quedar blancos con las puntitas ligeramente doradas (pero muy tenue, casi imperceptible), segunda cosa a tener en cuenta, son extremadamente frágiles una vez salen del horno, extraer la bandeja y dejar reposar en ella, un minuto, minuto y medio, antes de sacarlas.


Todavía calientes hay que pasarlas por la mezcla de azúcar glas y azúcar vainillada. Finalmente, las dejamos enfriar sobre una rejilla.




lunes, 24 de noviembre de 2014

Salsa Romesco


Se trata de una salsa catalana, muy típica sobre todo en la parte de Tarragona. Es muy versátil, puede acompañar tanto a verduras, como a carne o pescado. Pero el compañero perfecto son los calçots, que son una variedad de cebolla tierna y muy suave, que se cocina sobre la llama viva.
Cada familia tiene su versión, la mía es la receta de mi tita Mari (que vive como no, en Tarragona), aunque con unos pequeños ajustes, ya que la vas adaptando a tu justo.

INGREDIENTES
3 tomates
1 cebolla
1 cabeza de ajo
2 ñoras (hay quien le pone más)
½ cucharadita de pimentón dulce
10 almendras
10 avellanas
1 rebanada de pan tostado
Aceite de oliva virgen
Vinagre
Sal
ELABORACIÓN
En primer lugar pondremos a remojo las ñoras en agua caliente para rehidratarlas (suelen tardar unas 2 horas).
Seguidamente envolveremos los tomates, la cebolla y la cabeza de ajo en papel de plata y los cocinaremos en horno precalentado a 180º durante unos 30-40 minutos.
Mientras tostaremos un poco en una sartén las almendras y las avellanas. En esta misma sartén, añadiremos un poco de aceite y tostaremos una rebanada de pan duro.
Una vez cocinadas las verduras, las dejaremos enfriar dentro del papel de plata, y después les extraeremos la piel.
En este paso puedes hacerlo a la forma tradicional con el mortero, o por el camino corto, que es el que yo cojo y utilizar la batidora eléctrica.
Colocamos en el vaso de la batidora, los tomates pelados y despepitados, la carne raspada de la ñora, las almendras, las avellanas, la cebolla, si la cabeza de ajos es pequeña, yo le añado todos los dientes asados, pero si es grande solo le agrego un poco más de la mitad. Se le añade un buen chorro de vinagre y unas 2 o 3 cucharadas de aceite, y por último sal (si es la primera vez que la haces ves añadiendo poco a poco el vinagre y vas probando).
Finalmente, trituramos todos los ingredientes hasta obtener una salsa.



jueves, 20 de noviembre de 2014

Soldaditos de escalivada


Un entrante sencillo para estas fiestas, se trata de unos rectángulos de pan, con escalivada, jamón serrano y anchoas.

La escalivada, es un plato típico de Catalunya, Valencia y Aragón, su nombre le viene dado del verbo escalivar que en catalán significa “asar al rescoldo” y del sustantivo “caliu” rescoldo, Aunque la forma de prepararla define el plato, los ingredientes pueden variar, por lo general abarca un amplio surtido de hortalizas, siendo las más populares el pimiento rojo y  la berenjena, pero también se suele utilizar la cebolla (o cebolleta), los ajos tiernos e incluso las patatas. Puede funcionar como plato principal, o como guarnición.


No cabe decir que la mejor escalivada es la preparada sobre las cenizas y el rescoldo del fuego, pero como la vamos  hacer en plan casero, utilizaremos un truquillo que le aportará ese toque ahumado, un buen pimentón.
Esta receta es para el blog "Memòries d'una cuinera" que este mes está dedicado a la “Escalivada”.

INGREDIENTES
Para la escalivada
1 berenjena
2 pimientos rojos
1 cebolleta grande
Para la vinagreta
Aceite de oliva extra
Vinagre de vino tinto
½ cucharadita de pimentón dulce
Una pizca de pimentón picante
Pimienta recién molida
Sal
Para el montaje
Un pan redondo de pueblo o pa de pagès (pan de payés)
Jamón serrano
Anchoas en aceite
Tomate maduro para untar el pan
ELABORACIÓN
Precalentaremos el horno a 180º.
Envolveremos las verduras en papel de plata o papel de hornear y las colocaremos en una bandeja, las cocinares en el horno unos 60 minutos aproximadamente.


Si las dejamos enfriar dentro del papel luego son más fáciles de pelar.
Una vez las verduras se hayan enfriado las pelaremos y las cortaremos.

A continuación las pondremos un un cuenco y las mezclaremos. 
Para aliñarla, primero salpimentaremos, y luego lo que yo suelo hacer es colocarme dos tacitas pequeñas, en una pongo un poco de vinagre y en la otra aceite de oliva extra, y voy añadiendo cucharaditas de uno y de otro hasta que encuentro el punto justo. Lo del vinagre y el aceite es muy relativo va con la persona, a mi me gusta que sepa mas a vinagre. Luego añado el pimentón dulce y el picante. Lo mezclo todo bien y lo dejo reposar en la nevera mínimo media hora. Se puede tener hecha de antes y montar el entrante en el último momento.

Para el montaje, cortaremos el pan en rectángulos y lo tostaremos (al horno, en una sartén o en una tostadora), le untaremos un poco de tomate, colocaremos trocitos de jamón serrano (esto evitara que el pan quede empapado de los jugos de la escalivada), añadiremos la escalivada y por último una anchoa en aceite.