miércoles, 23 de diciembre de 2015

Gugelhupf (Kugelhopf,Kouglof...)




Se trata de una especialidad, realizada con masa levada tradicional de Austria, Suiza, Alsacia, Bohemia y el sur de Alemania. El nombre proviene de las palabras gugel(e) que hace referencia a un tipo de capucha y Hupf, levadura.
Después de la Segunda Guerra Mundial, y con la llegada de la levadura química, se empezó a popularizar el realizarlo sin levado, aunque las recetas mas tradicionales todavía llevan levadura fresca.
Para estas Navidades opto por la opción mas tradicional.
Ingredientes
Prefermento

  • 1 cucharadita de miel
  • 100 gr. de harina
  • 100 ml de leche tibia
  • 25 gr. de levadura fresca o 7 gr. de levadura seca de panadería

Masa

  • 300 gr. de harina de fuerza
  • 90 gr. de azúcar en polvo
  • 100 ml de leche
  • 200 gr. de mantequilla
  • 1 huevo + 1 yema
  • 5 gr. de sal
  • ralladura de ½ limón
  • ralladura de ½ naranja
  • 100 gr. de pasas
  • 30 gr. de naranja confitada cortada a daditos
  • 30 gr. de limón confitado cortado en daditos
  • 40 gr. de almendra laminada
  • kirsch, brandy o ron suficiente para cubrir las pasas

Para el molde

  • mantequilla blanda 
  • un poco de harina
  • almendras enteras (con o sin piel)

Para la decoración

  • abundante azúcar glas


Elaboración
En primer lugar, preparamos el prefermento. Mezcla la leche tibia con la levadura, la miel y la harina, formando una especie de papilla. Tapamos con papel film de cocina y dejamos reposar unos 45 minutos. También puedes dejarlo toda la noche en la nevera. En este caso fui por la vía rápida.

Seguidamente colocamos las pasas en remojo, en el licor elegido.
En un bol ponemos la harina tamizada, la sal, el azúcar, la ralladura de limón y naranja, el huevo y la yema ligeramente batidos,  la leche y el prefermento. Con el brazo de amasar trabajamos la mezcla a velocidad baja hasta que queden bien integrados todos los ingredientes.
Después iremos añadiendo la mantequilla  cortada en dados,  trozo a trozo,  hasta que la masa quede homogénea, lisa y brillante.
Vertemos la masa sobre una superficie de trabajo un poco enharinada, la estiramos un poco e incorporamos las pasas escurridas, la fruta confitada y la almendra laminada.

Amasamos hasta que todo quede bien repartido.
Llevamos la masa a un recipiente y la tapamos. La dejaremos descansar en un lugar cálido hasta que doble su volumen, 1 hora o 1 ½  aproximadamente.

Pasado este tiempo volvemos a volcar sobre la superficie de trabajo y  amasamos un poco.
Preparamos el molde. Untamos la mantequilla, espolvoreamos la harina, y colocamos  una almendra en cada hendidura del fondo del molde.

Colocamos la masa, tapamos y dejamos de nuevo levar en un lugar cálido libre de corrientes. La masa tiene que subir hasta casi sobresalir del molde.
Precalentamos el horno a 220ºC. Colocamos la rejilla de hornear en el medio. En esta ocasión utilizaremos la rejilla, porque el aire tiene que circular a través del tubo central del molde, para que se cocine uniformemente.
En el momento de introducir el Gugelhupf bajamos la temperatura del horno a unos 170º y horneamos unos 45 minutos aproximadamente, o hasta que al introducir un palito este salga limpio.
Sacamos del horno y esperamos unos 15 minutos antes de desmoldar, después lo dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.



Una vez frío espolvoreamos azúcar glas.



martes, 15 de diciembre de 2015

Mini Bundts invertidos de mango y crema de mascarpone al limón






Con esta receta participo en el Reto de "Christmas Time" de la comunidad Cocineros del Mundo en G+

Estos pequeños pero jugosos pastelillos son ligeros y deliciosos, ideales para terminar una cena inolvidable.
El bizcocho es muy esponjoso y el mango caramelizado junto a la crema de mascarpone con un toque de limón crean la combinación perfecta.
Salen alrededor de 24 unidades.
Ingredientes
Bundts

  • 3 huevos a temperatura ambiente
  • 250 gr. de harina tamizada
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 160 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 180 ml de nata
  • 20 ml de ron blanco
  • ½ cucharadita de zumo de limón
  • ralladura de ½ limón
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 120 gr de azúcar
  • 1 mango

Para el caramelo

  • 6 cucharadas de azúcar
  • unas gotas de limón
Crema de mascarpone
  • 500 gr. de mascarpone
  • 100 gr.  de azúcar
  • ralladura de medio limón 
  • 1 ½ cucharadas de zumo de limón
  • 1 cucharadita de extracto de de vainilla

Decoración

  • fondant de color amarillo
  • azúcar dorada
  • purpurina comestible de color dorado
  • un poco de mermelada de melocotón, almíbar o pegamento comestible

Elaboración
En primer lugar, hacemos el caramelo para ello colocamos en un cazo el azúcar junto a unas gotas de de zumo de limón, y dejamos que caramelice a fuego medio sin remover. Lo retiramos del fuego cuando el azúcar una vez disuelta haya tomado un tono ámbar.
Verteremos el caramelo en los moldes, y seguidamente colocaremos el mango cortado en trozos pequeños.


Encendemos el horno a 180º C, calor arriba y abajo.
A continuación preparamos la masa. En un bol amplio batimos la mantequilla con el azúcar hasta que quede cremosa, luego añadimos los huevos uno a uno, integrándolos en cada adición. Después incorporamos la ralladura de limón, el zumo, el ron y el extracto de vainilla.
En otro bol mezclamos y tamizamos la harina con la levadura.
Seguidamente alternamos en la mezcla la nata y la harina con levadura, terminando con la harina.
Vertemos la masa en una manga pastelera y vamos rellenando los moldes.

Introducimos en el horno y cocinamos entre 12-15 minutos aproximadamente, o hasta que adquieran un ligero tono tostado.
 Una vez fuera del horno, dejaremos reposar los bundts en el molde unos 10-15 minutos, antes de pasarlos a una rejilla para que se enfríen por completo.

Mientras preparamos la crema de mascarpone al limón. Para ello ponemos en un bol el mascarpone, la ralladura de limón, el zumo de limón, el azúcar y el extracto. Mezclamos bien. La tapamos y reservamos en la nevera hasta su utilización.
Cuando vayamos a utilizar la crema de mascarpone, volvemos a batir con delicadeza. Después vertemos en una manga pastelera y vamos montando los mini bundts en torre de dos pisos. Colocamos crema en el medio y arriba a modo de decoración.
Para realizar una presentación navideña, podemos realizar unas estrellitas con fondant amarillo, pincelarlas con un poco de almíbar, mermelada de melocotón o albaricoque, o pegamento comestible, y espolvorear un poco de purpurina dorada comestible. También espolvoreé un poco de azúcar dorada.


miércoles, 2 de diciembre de 2015

Galletas navideñas de avellanas caramelizadas, chocolate y estrellita cristalizada






Ya ha llegado la hora de ponerme en modo navideño, y para estrenarme unas deliciosas galletas con sabor a Nutella, gracias a las avellanas caramelizadas y al chocolate, y por si fuera poco una estupenda estrellita con sabor a cerezas.
Con esta receta participo en el Reto de "Christmas Time" de la comunidad Cocineros del Mundo en G+

Consejos para que salgan estupendas:

  • una vez precalenteis el horno, hornear una sola galleta para coger la temperatura y el tiempo exacto que necesita, en mi caso fueron 7 minutos a 180º C, pero también las he horneado en el horno de mi madre y necesitaron mas tiempo. 
  • Para la estrellita de caramelo podéis utilizar el color y el sabor que mas os apetezca, lo que tenemos que tener en cuenta es que necesita muy poco tiempo en el horno, en mi caso 1 minuto. Probé a hornearlo junto a la galleta los 7 minutos y fue un verdadero desastre.

Ingredientes

  • 250 gr. de harina tamizada
  • 125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 gr. de azúcar
  • 80 gr. de chocolate
  • 2 cucharadas de cacao en polvo
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 15 ml de café
  • una pizca de sal

Para las avellanas caramelizadas

  • 50 gr. de avellanas tostadas
  • 1 ½ cucharadas de azúcar

Para la estrellita de cristal

  • 5 caramelos de cereza

Elaboración
En primer lugar tostamos en una sartén caliente un poco las avellanas, después las ponemos en un paño limpio y las frotamos para quitar la piel. En esa misma sartén vertemos 1 ½ cucharadas de azúcar y esperamos a que se disuelva, después ponemos las avellanas y removemos para que queden bien recubiertas. Las vertemos sobre un trozo de papel de hornear, las separamos un poco con la ayuda de dos tenedores, y finalmente las dejamos enfriar. Cuando estén completamente frías las trituramos.
En un mortero machacamos bien finos los caramelos y reservamos.
El tercer paso antes de empezar con la masa es derretir el chocolate, al baño María o en el microondas en intervalos cortos de 20 0 15 segundos, vamos sacándolo y removiendo hasta que este completamente líquido.
En un bol amplio tamizamos la harina, el cacao y el polvo de avellanas, e incorporamos una pizca de sal. Mezclamos bien y reservamos.
En otro bol mezclamos la mantequilla con el azúcar hasta que quede bien cremosa, a continuación añadimos la yema de huevo e integramos completamente, después vertemos el chocolate, el café y por último el extracto de vainilla. Lo mezclamos todo y lo dejamos caer en el centro de los ingredientes secos. Integramos todos los ingredientes sin amasar demasiado hasta obtener una masa compacta, la envolvemos en papel film de cocina y la dejamos reposar 1 hora en la nevera.
Transcurrido este tiempo, sacamos la masa de la nevera y la dividimos en tres partes, trabajamos primero con una y el resto vuelve a la nevera.
Precalentamos el horno a 180º C, calor arriba y abajo.
Estiramos la masa aproximadamente con un grosor de 3mm, y con la ayuda de un cortador de galletas en forma de  reno damos forma a la galleta. Las vamos dejando en una bandeja recubierta de papel de hornear.
Una vez tengamos la bandeja lista para ir al horno, con la ayuda de un cortador en forma de estrellita marcaremos esta forma en el reno.
Hornearemos durante 6 minutos, transcurrido este tiempo sacamos la bandeja y vamos rellenando las estrellitas con el polvo de caramelo. Volvemos a introducir en el horno aproximadamente 1 minuto.
Extraemos la bandeja y dejamos reposar en ella las galletas unos 5 minutos, después dejaremos enfriar por completo sobre una rejilla.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Mejillones en salsa picante



Un entrante muy sencillo, para disfrutar con familiares y amigos.  Es una de esas tapas que podemos tener hechas con antelación, y poder de este modo disfrutar sin complicarnos demasiado.
Ingredientes

  • 1 ½ kg de mejillones
  • 1 kg de tomates maduros (hacer una pequeña incisión en forma de cruz en la parte superior, y escaldarlos unos minutos, para extraer con mas facilidad la piel)
  • ½ cebolla cortada muy pequeñita (brunoise)
  • 3 dientes de ajo (brunoise)
  • 2 cayenas (guindilla)
  • ½ vaso de vino blanco
  • 1 vaso de agua
  • 1 hoja de laurel
  • unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva 
  • sal y pimienta

 Elaboración
En primer lugar raspar con un cuchillo las conchas de los mejillones y les quitamos las barbas. Después los aclaramos bien en agua fría , desechando los que estén rotos y los que. Estando abiertos, no se cierren tras darles un golpe.
A continuación, poner en una cacerola el agua, el vino, la hoja de laurel y los granos de pimienta. Cuando hierva intensamente echar los mejillones y tapar la cacerola. Una vez estén todos abiertos retirar del fuego. Los sacamos de agua y reservamos.
En una cazuela, vertemos unas 3 cucharadas de aceite de oliva, cuando esté caliente, ponemos los ajos picados y los rehogamos cuando comiencen a tomar color, añadimos la cebolla, cocinamos a fuego medio hasta que se dore e incorporamos las cayenas.
Seguidamente, añadimos el tomate pelado y troceado. Rehogamos unos minutos y vertemos el caldo colado de la cocción de los mejillones. Salpimentamos.
Dejamos cocer a fuego lento tapado alrededor de 1 hora, dando vueltas de vez en cuando.
Unos 10 minutos antes de acabar la cocción, retiramos a cada mejillón la parte de la concha vacía, y los introducimos en la salsa.
Servimos calientes.




sábado, 14 de noviembre de 2015

lunes, 2 de noviembre de 2015

Día de difuntos




Pan de muertos



Se trata de un pan de fiesta en México, dedicado a los difuntos que regresan a reencontrarse con sus familiares del 31 de Octubre  al 2 de noviembre (dependiendo de la región puede durar la festividad una semana), de acuerdo con la tradición del “ Día de los Muertos”.
El día 2 de noviembre los cementerios son visitados por los familiares y amigos que colocan ofrendas: objetos, velas, flores principalmente amarillas (caléndulas, clemoles,…), hierbas aromáticas, y frutas (naranjas, guayabas, plátanos...) entre otros.
Este pan puede presentar diversas formas: de persona, de animales, plantas o seres fantásticos. Pero quizás la mas conocida para nosotros es la que yo os presento. Se cree que las gotitas o canillas representan los huesos y que la parte superior es un corazón (otros dicen que una calavera).
Sea como sea, se trata de un delicioso pan que desprende un olor embriagador e irresistible, y que tiene una textura suave y esponjosa. Una verdadera delicia.
Ingredientes
Prefermento

  • 250 gr. de harina de fuerza
  • 80 gr. de agua
  • pizca de sal
  • 30 gr. de azúcar
  • 7 gr. de levadura seca de panadería
  • 2 huevos

Masa final

  • 4 cucharadas de zumo de naranja
  • la ralladura de una naranja
  • 270 gr. de harina de fuerza
  • 120 gr. de azúcar
  • 110 gr. de mantequilla
  • 3 yemas mezcladas con una cucharada de leche

Para la cobertura

  • 1 huevo mezclado con un poquito de leche
  • azúcar para espolvorear por encima

 Elaboración
En primer lugar elaboraremos el prefermento, para ello mezclaremos la harina, la sal, el azúcar y la levadura en un cuenco amplio, después verteremos el agua y los huevos. Después amasaremos bien durante unos minutos hasta obtener una masa blanda y pegajosa.
Colocamos esta masa en un recipiente hermético al que previamente habremos untado ligeramente de mantequilla, para desprender mejor el prefermento. Tapamos y lo dejamos reposar en la nevera toda la noche.

Al día siguiente lo sacamos y lo dejamos unos minutos para que vaya tomando temperatura ambiente.
Colocamos en un recipiente de amasar el prefermento, la mantequilla, la ralladura de naranja y el azúcar. Mezclaremos bien a velocidad baja.
Seguidamente añadimos en turnos la harina y los ingredientes húmedos (yemas y el zumo de naranja), terminando con la harina. Esta vez mezclaremos a velocidad media alta. Nos tiene que quedar una masa elástica, lisa y un poquito pegajosa.


Le damos forma de bola, la colocamos en un recipiente amplio que taparemos con papel film y la dejamos hasta el día siguiente en la nevera.

Al día siguiente la dejamos que tome temperatura ambiente, luego la dividimos en 2 partes, de cada parte separamos ¼ de masa, para hacer las formas.
En una bandeja de hornear dispuesta con papel encerado dispondremos la parte mas grande de la masa que será con la que formaremos el bollo.
El trozo de masa mas pequeño puedes dividirlo en tres porciones y darle una forma de x o en 4 porciones.
En mi caso he utilizado 4 porciones, con tres de ellas forma un cilindro rodándolo sobre la mesa, y con los tres dedos centrales separados ir presionando hasta formar los 4 abultamientos.
Colocar entrecruzadas las tiras sobre el bollo y con la cuarta porción formar una bola para colocarla encima.






Dejamos nuestro bollo tapado en un lugar cálido durante 1 hora aproximadamente hasta que doble su volumen.
Por último, pincelamos con la mezcla de leche y huevo y espolvoreamos un poco de azúcar por encima.

Horneamos en horno precalentado a 190ºC durante 10 minutos y a 180ºC entre 10-15 minutos mas (ir comprobando de sonar a hueco si golpeamos suavemente, como siempre digo cada horno es un mundo y los tiempos y grados son orientativos).
Una vez horneado lo colocaremos sobre una rejilla para que se enfrié por completo.




sábado, 31 de octubre de 2015

viernes, 30 de octubre de 2015

Pastel fantasmal



Un pastel con sorpresa para la noche mas terrorífica del año, en su interior esconde la figura de un fantasma.

Se trata de un pastel sencillo de hacer y con ingredientes fáciles de encontrar.
Lo único un poco fuera de lo habitual seria el molde para bombones en forma de calaveras, que en su lugar las podéis realizar en fondant o comprar alguna golosina con esta forma. Lo otro que necesitareis es un molde de galletas en forma de fantasma o cualquier otro que tenga relación con halloween.
Ingredientes

  • 200 gr. de azúcar
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 170 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 4 huevos a temperatura ambiente
  • 225 gr. de harina tamizada
  • 1 yogur griego de stracciatella
  • 100 gr. de chocolate negro
  • 45 ml de leche
  • 1 cucharada de cacao en polvo 
  • 1 sobre de levadura

Para la cobertura

  • 1 tableta de chocolate con leche

Para las calaveras

  • 1 tableta de chocolate blanco

Para la lápida

  • fondant de color negro

Utensilios

  • molde para cake de 25 X 12 cm aproximadamente
  • molde rectangular de aproximadamente 27 cm X 20 cm X 3´5 cm de alto


Elaboración
En primer lugar realizamos las calaveras, para ello fundimos el chocolate blanco en el microondas en intervalos cortos de 20 segundos, y lo removemos bien hasta que quede líquido y uniforme. Después llenamos los moldes. Por último lo llevamos a la nevera hasta que se solidifiquen.
Para la lápida estiramos un poco de fondant negra y le damos forma la forma deseada.
Para el pastel
En primer lugar, encendemos el horno a unos 170º para que vaya cogiendo temperatura.
Seguidamente preparamos los moldes engrasándolos  y cubriéndolos con unas tiras rectangulares de papel de hornear.
Con la batidora eléctrica o bien la manual, batiremos la mantequilla con el azúcar hasta que quede una consistencia cremosa. A continuación, iremos incorporando uno a uno los huevos a la mezcla. Después añadiremos la pulpa de la vainilla junto al yogur y lo mezclaremos todo.
Tamizamos la harina con la levadura y la incorporamos con suavidad a la preparación.
Colocamos la mitad de la mezcla en otro bol y reservamos.
En un recipiente apto para el microondas pondremos la leche con el chocolate troceado, y lo calentamos en intervalos de 20 segundos para evitar que el chocolate se queme. Removemos hasta que quede liso y suave. A continuación, lo dejamos templar, después se lo añadimos a uno de los boles y lo mezclamos.
Vertemos la masa de chocolate en el molde rectangular, alisamos y horneamos a 180ºC durante unos 25-30 minutos o hasta que al introducir un palito en el medio este salga limpio.
Esperamos unos 15 minutos antes de desmoldar y luego lo dejamos enfriar sobre una rejilla. Cuando esté completamente frio cortamos con la ayuda de un cortapastas en forma de fantasma el bizcocho, y lo vamos colocando en el centro del molde para cakes desde una punta hasta la otra.


Vertemos por encima la masa de vainilla que habíamos reservado anteriormente, y horneamos a 180ºC durante unos 50 minutos aproximadamente, o hasta que al introducir un palito en el centro este salga limpio.

Volvemos a esperar unos 15 minutos antes de desmoldar y de dejar enfriar por completo sobre una rejilla.
Para la decoración
Derretimos en el microondas en intervalos de 20 segundos el chocolate con leche y lo removemos hasta que tenga una consistencia suave y lisa, luego lo vertemos por encima del bizcocho. Con los recortes que nos han sobrado del bizcocho de chocolate, haremos la tierra, para ello lo rallamos por encima.

Por último una vez el chocolate se haya solidificado añadimos el resto de los elementos. También podemos hacer algún otro detalle con fondant, como una arañita.