miércoles, 17 de febrero de 2016

Mermelada de naranja con vainilla y whisky


Tenia unas ganas tremendas de hacer mermelada de naranja, ya que en casa es la que mas nos gusta, pero esta vez quería darle un toque diferente, ya que este mes en “Cocineros del mundo”, el reto precisamente lo protagonizan las naranjas y las mandarinas. En principio la receta la creé pensando en utilizarla en una receta de repostería para el reto, pero la sorpresa fue que está espectacular, para comérsela a cucharadas y no parar. Es fragante, delicada, tiene un toque ácido, desprende la dulzura de la vainilla, la piel queda completamente integrada, y el whisky le de ese toque que la convierte en impresionante.
Ingredientes

  • 600g en gajos de naranja, limpios de cualquier piel blanca y cortados en dos
  • 400g de azúcar
  • ½ vaina de vainilla
  • el zumo de 1 limón
  • la piel de dos naranjas cortada en juliana muy fina y libre lo máximo posible de la parte blanca (al utilizar la piel, mejor si son ecológicas) 
  • ½  vaso de zumo de naranja
  • 30 ml de whisky

Elaboración
En primer lugar, lavamos bien las naranjas, las pelamos y cortamos los gajos , deben quedar lo mas limpios posibles de pieles.
Reservamos la piel de dos de las naranjas y las cortamos en juliana muy fina.
Llenamos un cazo con un poco de agua y colocamos dentro la piel de la naranja cortada en juliana, cocinamos hasta que comience a hervir, desechamos el agua y volvemos a llenar el cazo con agua, repetimos esta operación 3 veces.
En una olla mediana ponemos los gajos de naranja, la piel en juliana, el zumo de limón, la vaina de vainilla, el zumo de naranja y el azúcar. Removemos para integrar el azúcar.
Primero ponemos el fuego medio alto hasta que comience a burbujear un poco, después lo bajamos a medio bajo, y cocinamos durante aproximadamente 40 minutos. Vamos removiendo al principio de vez en cuando, hacia el final de la cocción debemos estar mas atentos, las burbujas comenzarán a ser mas grandes, es entonces cuando debemos controlar la consistencia con la ayuda de una cuchara. La textura deseada irá a gustos, vas sacando un poco de la mermelada en una cuchara, como se enfriá muy rápido puedes ir viendo la consistencia. Una vez obtenida, retiramos del fuego y añadimos el whisky, por último mezclamos. Retiramos la vaina de vainilla y ya podemos guardar.
A mi me gusta que quede mas rústica, por ello no me gusta triturarla. Pero si te gusta mas fina puedes triturarla.
Para esterilizar el bote, puedes hervirlo en agua y luego secarlo en el horno precalentado a 80g.
Por último, rellena el bote de cristal con mermelada, cierra y colocalo boca abajo hasta que se enfrié.
¡Feliz día! :D



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada