sábado, 17 de septiembre de 2016

Skoleboller (pan de escuela)




Esta semana retomamos la vuelta al cole, al menos en la zona donde yo vivo, Y para suavizar la vuelta a la rutina después de las largas vacaciones estivales, que mejor que unos bollitos noruegos dulces, extra suaves, esponjosos y mullidos, y si eso te parece poco en el centro llevan una deliciosa crema pastelera, y a los lados un baño de azúcar recubierto de coco desecado.
Como ya he comentado son típicos de Noruega, se suele poner en los almuerzos escolares, de ahí su nombre, que viene a ser:” pan de escuela”. Tradicionalmente, se ofrecían en cajas de almuerzo a los niños como un regalo especial, o se regalaban a los maestros, de ahí su nombre.
Como curiosidad, (extraída de wikipedia): En 2009, se realizó un concurso a nivel nacional en Noruega, involucrando a alumnos de escuelas de todo el país, con el propósito de incitar a los jóvenes a crear nuevas recetas de skolebrød y de elegir las mejores. El concurso se denominaba Fremtidens skolebrød ('el skolebrød del futuro') y consiguió reunir más de 80 recetas.
Aunque a los adultos también les apasiona, sobre todo acompañados de un buen café.
Como en todo cada maestrillo tiene su librillo, en la elaboración hay quien añade la mantequilla derretida junto a la leche, o quien se la añade una vez trabajada la masa. En mi caso se la añado después.
Ingredientes
Masa

  • 500 g de harina
  • 300 ml de leche templada
  • 7 g de levadura activa seca o 25 g de levadura fresca 
  • 80 g de azúcar
  • ½ cucharadita de cardamomo molido (si te gusta mucho puedes añadirla 1 cucharadita) 
  • una pizca de sal
  • 1 yema
  • ¼ cucharadita de canela molida (es opcional, no suele llevarla pero a mi me gusta)
  • 80 g de mantequilla, cortada a trocitos
  • una yema mezclada con ½ cucharadita de leche (para pincelar)

Crema de vainilla

  • 3 yemas
  • 250 ml de leche entera
  • ½ vaina de vainilla (cortamos longitudinalmente y raspamos las semillas)
  • 60 g de azúcar
  • 20 g de harina refinada de maíz
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla (es opcional, pero le da mas sabor)

Decoración

  • 1 taza de azúcar glas
  • 1 ½  cucharadas de agua o leche
  • coco desecado rallado y sin azúcar

Elaboración
En primer lugar ponemos a calentar la leche, y la vertemos en un bol con un poco de azúcar, después espolvoreamos por encima la levadura en polvo y reservamos unos 5-10 minutos, hasta que se vuelva espumosa.
En otro recipiente incorporamos la harina tamizada, el cardamomo, la canela, el resto de azúcar, y la sal. Mezclamos. A continuación, añadimos la yema, y vamos vertiendo poco a poco los ingredientes líquidos, y vamos mezclando, la masa tiene que ser rígida pero a la vez pegajosa. Seguidamente, vertemos la masa sobre una superficie de trabajo y amasamos unos 5 minutos, después vamos incorporando la mantequilla a trozos, primero ponemos la mitad, amasamos, dejamos reposar unos minutos y añadimos el resto, e incorporamos. Si quieres ir mas rápida, cuando calientes la leche derrite en ella la mantequilla, y te ahorras el paso de añadirla al final.
Colocamos la masa en un recipiente ligeramente engrasado, lo tapamos y lo dejamos reposar en un lugar cálido hasta que doble su volumen alrededor de 1 hora.
Mientras tanto podemos ir haciendo la crema pastelera. En un tazón pequeño mezclamos las yemas, las semillas de la vaina de  vainilla, el azúcar,  y el almidón de maíz. En un cazo calentamos a fuego lento la leche y la vaina de vainilla. Una vez caliente vertemos ¼ de taza de la leche caliente en la mezcla de huevo, batimos rápidamente para que el huevo no se cuaje y a través de un colador volvemos a ponerlo todo en el cazo, y cocinamos a temperatura media-baja sin dejar de remover hasta que espese. Retiramos del fuego y le añadimos el extracto de vainilla. Lo vertemos en un recipiente y la tapamos con papel film de cocina para que no se forme una costra en la superficie.
Una vez transcurrido el tiempo de reposo, obtendremos una masa elástica y flexible que podremos manejar con facilidad.
Preparamos las bandejas de hornear con papel pergamino.
Volcamos la masa sobre la superficie de trabajo y la volvemos a amasar para extraer el aire.
La vamos dividiendo en porciones de unos 40 g aproximadamente, formamos bolitas que después aplanaremos un poco (formaremos discos gruesos), y las iremos depositando sobre la bandeja de hornear. Tenemos que hacer un gran hoyuelo en el centro de los bollitos( yo utilice la parte central del prensado de ajos), tapamos con un paño y dejamos levar 30 minutos.

Precalentamos el horno a 180ºc.
Pincelamos con yema los bollos, colocamos un poco de crema en el centro, y horneamos entre 12 -15 minutos (en mi caso fueron 12 minutos).




Una vez horneados dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.
Cuando se hayan enfriado, colocamos el coco en un recipiente poco profundo, y preparamos el galseado (solo tenemos que mezclar los ingredientes).
Por último, bañamos el bollo en el galseado, evitando el centro, y lo cubrimos con el coco.
Que tengáis un lindo día!!!:D


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada